16.11.17

Reseña: Si el amor es un canto de sirena — Esther Sanz

SI EL AMOR ES UN CANTO DE SIRENA
ESTHER SANZ



La Galera
Páginas: 284
Silence Hill #2


AVISO: SPOILERS DEL ANTERIOR

Guau. Simplemente "guau". Incluso aunque no conociese ya a la autora de la trilogía de El bosque, y que tanto me gustó por su originalidad y lo bien que estaba narrada, y aun no habiendo leído Si el amor es una isla, la primera parte de esta historia, me habría lanzado a por este libro solo por lo preciosa y misteriosa que es la portada. In love, en serio. 

Bueno, es posible que algunos recordéis que hace unos cuantos años se publicó con Destino Si el amor es una isla, el primer libro de la saga, y aunque en Latinoamérica se siguieron publicando el resto, parecía que en España nos íbamos a quedar a dos velas hasta que La Galera nos dio la sorpresa de que lo publicaría también -la pena es que no se haya reeditado también el primero, pero bueno, algo es algo-.

Un año después de que Luisa llegase a Sark, aquella isla perdida y en la que el tiempo parecía haberse detenido en el siglo pasado, su vida ha cambiado completamente: ha encontrado el amor, Patrick, el hombre de su vida y con el que comparte sus días, está estudiando lo que quiere, son felices en Londres... pero la tragedia vuelve a llamar a su puerta y deberá volver a esa isla: Silence Hill se ha plagado de dolor y de secretos, y va siendo hora de que se conozca la verdad y caigan todas las máscaras. 

A ver, en mi opinión, Si el amor es una isla  había tenido un buen final y  no necesitaba una secuela: la trama había quedado cerrada de una forma más que correcta y no hacía falta enredar más las cosas. De todas formas, no voy a negar que nunca me ha molestado tener más de aquellos libros que me habían gustado, así que, bienvenido fuera. ¿El problema? No ha estado a la altura del primero. 

Sí es verdad que se agradece que Esther tenga esa increíble capacidad para enganchar y entretener desde el primer momento, porque lo que está claro es que no te aburres leyéndolo, pero en esta ocasión, el "misterio/drama" y su resolución me han resultado inmensamente predecibles, y no me cabía en la cabeza que los personajes no se diesen cuenta de lo que realmente estaba pasando. Y esto me lleva a otro punto: no sé cómo puede aguantar Luisa, otra vez -¡otra vez!- lo que le toca aguantar, y ya no hablemos de creerse cualquier cosa, por favor; cuando me encuentro con una relación en la que se pasan la sinceridad por el arco del triunfo me revuelvo entera: no contar las cosas también es mentir.

Que me doy cuenta de que me está quedando muy negativo, y os aseguro que en realidad lo he devorado y me ha resultado muy adictivo, seguro que es un libro que viene fenomenal para salir de un bloqueo lector, pero con lo mucho que me habían gustado el resto de libros de Esther, esperaba mucho más, y me he quedado un tanto decepcionada, aunque reconozco que me ha encantado reencontrarme con los paisajes y personajes de Sark, pero no ha sido suficiente.

En resumen, aunque ha sido un libro entretenido, no ha acabado de convencerme el susodicho misterio ni me ha transmitido la emoción que encontré en Si el amor es una isla. Y es una pena.

13.11.17

Reseña: La probabilidad del unicornio — Elena Castillo Castro

LA PROBABILIDAD DEL UNICORNIO
ELENA CASTILLO CASTRO



Titania
Páginas: 288
Autoconclusivo



¿Podemos pararnos un momento a admirar lo preciosa que es esta portada? Por favor, es que me encanta cada detalle, desde los personajes dibujados en blanco y negro hasta la constelación en el cielo, y ya no hablemos de que el título me atrajo desde el minuto uno.

Por si eso fuera poco, ya conocía a la autora de otras historias, y lo cierto es que me habían gustado bastante: suele haber bastante romance y drama, dos de los puntos que considero indispensables en cualquier libro, así que ¿cómo iba a decir que no?

Tras haberse salido del "buen camino", Vera tendrá que aceptar las consecuencias, y esas son acabar desterrada durante el verano a un pueblo de Alabama perdido de la mano de Dios, en el que está segura de que no encontrará nada que pueda ayudarla a sentirse mínimamente bien. Sin embargo, lo que empieza como un castigo, acaba convirtiéndose en un regalo: hará grandes amigos, encontrará a gente que la entiende, y sobre todo se encontrará con Ben, un tipo algo rarito siempre perdido en sus números pero que consigue hacerla sentir especial, y por quien volverá a arriesgarlo todo. 

Mmm a ver, lo cierto es que ha sido una historia ágil, sencilla y con un protagonista masculino muy dulce, pero me ha dado la sensación de que le ha faltado algo para que me atrapase por completo, para que me enamorase; el caso es que no ha llegado a transmitirme los sentimientos que se supone que debería estar sintiendo. 

Los personajes secundarios me han resultado muy tiernos todos, y me ha encantado que se nos fuese dando cada vez más información acerca de ellos, sin embargo, al final, sus historias han quedado muy en el aire y no he acabado de entender por qué, daba la sensación de que la escritora se hubiese quedado sin hojas, sin tiempo de contarnos nada más; por otro lado, Ben ha sido un personaje maravilloso, interesante y muy bien retratado. Con la que no he conectado en ningún momento ha sido con Vera, que me ha resultado bastante egoísta y perdida en su mundo, sin demasiadas ganas de contribuir a hacer sentir mejor a nadie. 

Y en cuanto al "gran momento dramático" que siempre suele aparecer en este tipo de novelas, ni me ha parecido grande ni tan dramático como se pinta, no se le da prácticamente relevancia y al final todo se resuelve muy rápidamente, así que, desde mi punto de vista, le ha faltado emoción. 

En resumen, ha sido una historia que me ha hecho pasar un buen rato y que ha sido entretenida, sí, pero de la que, decididamente, esperaba mucho más: me encanta que los libros me transmitan lo que sienten los personajes, y en esta ocasión, no lo ha conseguido. 

11.11.17

Reseña: El mago — Taran Matharu

EL MAGO 
TARAN MATHARU



Planeta
Páginas: 512
La leyenda del hechicero #3



AVISO: SPOILERS DE LOS ANTERIORES

¡Por fin! Después de tanto tiempo esperando ya tenemos en nuestras manos el desenlace de la trilogía de La leyenda del hechicero, una historia que me atrapó por completo desde el primer momento y que tenía muchísimas ganas de terminar. 

Ya lo he comentado varias veces, pero se me hace muy original y diferente del resto de cosas que leo porque me da la sensación de meterme en un videojuego de esos en los que tienes que ir matando bichos y alcanzando metas... así que estos libros siempre me sirven para desconectar. 

Tras el impactante final del Hechicero, nos reencontramos con Fletcher y sus compañeros en el éter, ese lugar en el que difícilmente pueden sobrevivir los humanos y en el que los esperan muchos y diversos peligros, y en el que deberán emprender una búsqueda a contrarreloj al mismo tiempo que intentan escapar de sus enemigos. Pero aunque consiguiesen salir de ahí, Fletcher sabe que no sería el final: Khan, el orco albino, está decidido a acabar con Hominum y con todo lo que Fletcher alguna vez ha querido. 

Recordaba que eran adictivos, pero no esperaba acabar el libro en menos de un día, y es que es algo gordote pero madre mía, engancha de una forma impresionante, además no hay momentos de reposo: todo es acción, acción y acción; claro que, personalmente, creo que deberían ser así todos los desenlaces de trilogía cuyas historias sean de acción: hay muchas tramas que cerrar y muchas explicaciones que dar, así que no hay tiempo que perder. Lo dicho: mucha batalla, acción, armas y criaturas nuevas, y bastante violencia. 

Pero vamos a lo que me interesa siempre a mí: los personajes. En este caso, me ha encantado la evolución que se continúa produciendo en Fletcher, cómo vamos que se convierte en un auténtico líder, pero no por ello perfecto, pues en más de una ocasión se nos presentan sus dudas, que le impiden avanzar, pero si bien es cierto que del protagonista no tengo queja, sí me ha dado la sensación de que el resto de personajes perdían importancia, la historia los deja bastante de lado y no se nos comenta demasiado acerca de ellos más que unas pinceladas, y lo cierto es que me habría gustado que también se los desarrollase un poco más. 

Y bueno, ¿el desenlace? Me ha parecido bastante adecuado, sí que es verdad que ha habido cosas que han quedado un poco en el aire pero no era necesario que se cerrasen; sin embargo, y aunque he disfrutado mucho de esta trilogía, espero que no utilice esos "cabos sueltos" para alargar la cosa. Suficiente. 

Resumiendo: ha sido un desenlace de trilogía que ha cumplido las expectativas, aunque pueda ser que me haya entretenido algo menos que los dos anteriores, ha sido igualmente adictivo y ha logrado su función.